miércoles, 7 de marzo de 2018

Y se acabó el mundo tal y como lo conocíamos...


Hace años, tantos como hace que este blog ha estado en pausa a Games Workshop le dió por avanzar el trasfondo de Warhammer fantasia después de a saber cuantos años con varias campañas de un quiero y me acabo rajando. Pero entonces llegó el fin de los tiempos...

Y vamos si avanzó, excesivamente, era imposible digerir tanto en tan poco; pasamos de un inmovilismo absoluto a una locura de trasfondo nuevo sin ser capaces de digerir todo, una orgia de nuevas figuras, nuevas reglas, nueva campaña llevando a la cima de todo aquello de lo que se criticaba de la tan controvertida 8ª edición (edición que a mi me gustaba mucho, pero no quita que tuviera muchisimos defectos). Y al final... todo se acabó.

Si señor, todo para decir: ¡Hasta aquí hemos llegado!, y empezar una nueva aventura en la era de Sigmar.


Los cinco libros que marcaron el fin del viejo mundo

Sin embargo no solo Warhammer fantasia sufrió eso, también le llegó la hora a su homologo futurista. Warhammer 40.000 empezó ese avance de trasfondo de alguna forma mas escalonada, primero con Traitor's Hate y Angel's Blade, seguido de La maldición de los Wulfen y La ira de Magnus, para finalmente acabar todo en The Gathering Storm. No se si aprendieron de los errores de End of Times, o si realmente quisieron ir con mas cuidado y mimar a su producto estrella que es Warhammer 40k. Al igual que End of Times todo eso vino con una serie de libros, minis nuevas y un avance de trasfondo brutal después de tantos años de inmovilismo. Al igual que la anterior, esta edición trajo todo lo malo que 7ª edición tuvo y lo llevó a su máximo exponente. Y al final... no, no todo acabó, pero si cambió mucho, mucho las cosas.


Tres libros que cambiaron el siniestro futuro de la humanidad.

EL LEGADO

El legado de ambos es muy diferente. Mientras Warhammer fantasia se convirtió en Age of Sigmar y todo lo que conociamos del viejo mundo ha quedado como un elemento totalmente residual, Warhammer 40.000 ha avanzado en el trasfondo manteniendolo mas o menos intacto.

Como a muchos la desaparición del viejo mundo me dejó cuanto menos moralmente en una especie de tierra de nadie. Age of Sigmar había aparecido y el cambio era tan rotundo y brusco que creo mucho rechazo, por no hablar de unas reglas a priori excesivamente sencillas y con unas reglas que eran de chiste, basadas en ganar tirando pedos y eructos dicho mal y rápido. Las nueva facción de Sigmarites encima fué muy controvertida y mucha gente que ya vió el cambio con malos ojos, directamente negó el juego para la eternidad.

AoS no fué para bienvenido para gran parte de la comunidad

En mi opinión y echando la mirada atrás todo ese cambio tiene sentido, muchas marcas de proxies, puesto estás trabajando con una fantasía excesivamente genérica. También ha habido proxies para 40k pero nunca ha sido lo mismo. Además de un juego que es pesado, con cada nueva edición repleta de cambios en un juego con demasiada complejidad de reglas para el que quería iniciarse en el mundo de los wargames, demasiadas minis que en la mayoría de casos no dejaban de ser meros contadores de vida y con un alto precio para lo que su rol implicaba a nivel jugable, el juego por desgracia agonizaba, y todo eso cambió de la noche al día.

Con el tiempo incluido cambio de CEO, Age of Sigmar evolucionó. El sistema de puntos apareció por primera vez en el General's Handbook del 2016 creando varios modos de juego. Todo el terreno se fué allanando para lo que estaba por venir...

8ª EDICIÓN DE WARHAMMER 40.000

Ya había rumores de una "sigmarización" de Warhammer 40k y muchos se estaban llevando a la cabeza; si warhammer fantasia estaba agonizando, lo mismo se puede decir de warhammer 40k y su 7ª edición, claro que nunca sería de la misma forma, pues 40k siempre tenía una mayor base de jugadores. Pero visto los antecendentes, se palpaba nerviosismo por parte de muchos.

Sin embargo resultó ser todo lo contrario, si End of Times significó la muerte de warhammer fantasia, The gathering storm a mi modo de ver ha resultado ser el renacimiento de Warhammer 40k. Es cierto, la base de reglas se asemejaba a AoS: Una simplificación brutal de reglas y cambios muy profundos en el juego. Pero en general ha gustado, y mucho. Siempre he pensado que AoS sin pretenderlo ha sido un terreno de pruebas para lo que se ha convertido warhammer 40k que es una versión en mi opinión levemente mejorada de AoS pese a que a nivel jugable son juegos con bastantes diferencias, pero que ha sabido tocar donde había que tocar para que el juego no perdiera personalidad.


8ª ha traido definitivamente el regreso de los primarcas.

Mentiría si dijera que no ha tenido controversia, claro que ha tenido, pero el golpe sobre la mesa que ha dado Games Workshop con 8ª edición ha sido tan brutal que ha dejado temblando a muchos otras marcas y juegos que habían sido refugio para jugadores que como yo, no estaban ni contentos con el juego y mucho menos con las políticas tóxicas hacía su comunidad que estaba llevando Games Workshop los últimos años.

Las políticas de la empresa además ha sabido aprovechar el regreso de viejos jugadores y la llegada de nuevos, pues gracias a sus nuevos juegos de mesa como Warhammer Quest: Silver tower, Warhammer Quest: Shadows over Hammerhall y Warhammer Underworlds Shadespire, han conseguido empezar a provocar un importante interés en Age of Sigmar que tenía un crecimiento bastante flojo para una empresa como Games Workshop (aunque la propia empresa siempre ha dicho estar contenta con los resultados de AoS).

¿COMO ME HA AFECTADO?

Y a este punto quería llegar yo, ¿como me ha afectado todo esto? En principio visto la deriva de un juego que ya no me apasionaba, me quité de encima mis lobos espaciales. Si no me quité de mi ejercito imperial fue por amor a algo que llevaba tantos y tantos años coleccionando. Aunque Age of Sigmar no me llamó especialmente la atención, tampoco lo llegué a denostar.

Fué por casualidad cuando quitandome los lobos espaciales me ofrecieron cambiarlo por un Warhammer Quest Silver tower (en esta casa todos los juegos de mesa son bienvenidos), que le había hecho ojitos, pero estaba en mi lista de compras de esas que alomejor vienen si se alinean los planetas de forma adecuada. La cosa es que me encantó. Todo. El juego, las minis y el arte. Si bien es cierto que el spanglish resultaba molesto y muchos terminos rozan literalmente la estupidez, el juego cuajó muy bien en casa. Con Shadows over Hammerhall cayó de inmediato, y al igual que silver tower cuajó muy bien. Ya tocaba pensar si dar el siguiente paso... ¿jugar a AoS?

Pues al final gracias a mil anuncios me hice con la caja básica de AoS precintada por 50€, todo un chollazo, en el peor de los caso si no gustaba el juego seguramente lo podría vender por lo mismo que me costó. Para mi usar mi viejo imperio no era una opción, mi ejercito de imperio se ha convertido con el tiempo en algo que le he dedicado muchas horas, muy buenos ratos, pero en el viejo mundo. Lo he convertido en un elemento de colección que he aún ahora sigo completando cuando veo alguna ofertilla, pero ya no quiero jugarlo, el amor a veces es complicado.

Y fue una grandisima decisión, la verdad es que no lo esperaba, juego rápido, muy fácil de aprender, pero con el tiempo he visto que tenía mucha mas miga de lo que a priori parecía. Las tan denostadas cuatro hojas de reglas funcionan tan bien como funcionaba las mas de cincuenta hojas que tenía el juego de warhammer. De echo a día de hoy prefiero lo que me ofrece Age of Sigmar con todos sus defectos que lo que me ofrecia el warhammer clásico con todas sus virtudes.

Y como no, cuando llegó octava de warhammer 40.000 lo mismo, aunque ya sin nada del juego, he decidido empezar un nuevo ejercito, diferente y que me llamase la atención: El adeptus mechanicus. Hasta mi mujer se ha subido al carro y se ha agenciado la Guardia de la muerte de dark imperium.

..................................................................................

Si alguien llega hasta aquí y se pregunta que ha sido toda esta parrafada, es básicamente una declaración de intenciones de lo que será el blog en el futuro. Me he quitado muchos juegos de encima que no me acababan de llenar y ahora si lo está consiguiendo esta nueva etapa con Games Workshop.

Espero en este regreso ser mas constante en esta nueva etapa en la que he recuperado mi pasión por este hobby, que parece que nunca se fué, solo estaba hibernando.




martes, 6 de febrero de 2018

¡Orden en la sala!

Mas de tres años y medio es mucho tiempo de silencio. Pero mucho...

La cosa es que se juntó mucho. Bueno, mucho no, muchisimas cosas. Demasiados proyectos, y mucho mucho mucho desorden. Ya no tenia especialmente interes en el blog, ya que era tanto lo que abarcaba que no sabia ni como ordenarlo.



Imagen relacionada
Mi ordén mental, no era mi mesa de trabajo... pero casi.

No quiere decir que dejara de pintar, para nada, solo que ya era todo caótico. Hoy una mini de este juego, mañana de este otro, pasado del siguiente, y el proximo a saber de que. Vamos, un desastre. Además después de tanta mini de Imperio necesitaba un descanso mental importante de él.

También me he dado cuento que llevado por la ciertas corrientes, estaba metido en mucho que no me gustaba. Juegos que sin desmerecerlos no me han gustado o no han cuajado: Infinity, Kensei, Malifaux, Batman, etc etc. Y otros que me cansaron la dinamica como warhammer o 40K, cosa que ya comentaré en otra entrada.

También entré en el boom de los juegos de mesa con cientos de minis, dicen que el que mucho abarca poco aprieta y en mi caso yo ya ni apretaba.

La cosa es que tras una mudanza gorda me he quitado mucho material y tras unos meses de establecimiento parece que las cosas ya las tengo mas claras, que quiero y que no quiero, y sobretodo como lo quiero.

Así que vuelvo, de alguna manera, mirare de retomar viejos proyectos, finalizarlos y retormar nuevos mas pequeños pero que me hacen mucha ilusión.

Nos leemos ;-).


lunes, 30 de junio de 2014

Digiriendo el Desafio Wargames 2014

Ayer llegué de mis aventuras por Zaragoza en el Desafio 2014, habiendo ido el año pasado a su primera edición donde me dejó tan buen sabor de boca, no iba a perderme la segunda edición. Aún estoy digiriendo todo lo que he vivido en el evento, así que voy a comentar por encima lo vivido ahí.


Voy a empezar por la gente. He tenido la oportunidad de conocer a los chicos de La taberna de Laurana, la gente de ¡Cargad!, kokakoloct de Fanhammer, o Bairrin de An-havva (al que le tengo mucho cariño, me dolió muy profundamente verle tan poco tiempo) y alguno mas que me dejo seguro. También ha sido otra oportunidad de hablar con gente de marcas que ya conocía como Tale of War (GRANDISIMAS personas) y a otros nuevos como Tercio Creativo, que han demostrado ser gente genial con los que me hubiera gustado poder charlar mucho mucho mucho mas.

Respecto a las marcas, he probado todo lo que he podido, y todo me ha dejado buen sabor de boca, han faltado algunas que habían anunciado su participación y luego no han estado, se han echado de menos pero no por ello el evento a sido peor. Me ha entusiasmado ver como algunas marcas como Euphoria atraían a público joven, si, ese que tanta falta empieza a hacerle a este hobby.

Respecto a la organización... Difícil hacerme una idea clara, he visto cosas mejor que la anterior edición y cosas peores, tal vez el abrumador calor del pabellón desmejora mi opinión, hizo que incluso el sábado casi me diera un yuyu durante una demostración de Warmachine, no es culpa de la organización, pero creo que eso tiene que ser una de las prioridades a tener en cuenta para el año que viene.

Las charlas alomejor ha sido la parte en la que he estado menos activa respecto al año pasado, estuve en un par de ellas, pero al no anunciarse, no presencié algunas que creo que podrían haber sido muy interesantes.

Hago incapié en la charla de Heroquest, que pillé de casualidad, y a mitad de charla me fui tras una llamada. Creo que he defendido el crowdfunding y el aspecto legal de este en todo momento, sin embargo no puedo defender las burradas que llegué a oir durante la charla de Dionisio, la cabeza visible de Gamezone, que desde el primer momento dio a entender que no deseaba estar ahí, y que el no tiene porque mostrar nada a los aficionados o explicar como va el proceso. Me alegré saber de que el proyecto va genial, pero creo que la actitud de Gamezone fué completamente insultante con sus mecenas (rebautizados por él, como fundadores), o al menos para mi como mecenas del proyecto, lo cual no es nada grato, y por mi parte no quiero saber nada mas de este proyecto, que me llegue a casa cuando tenga que llegar, y se acabó mi relación con la gente de Gamezone. No quiero responder nada sobre este tema, me ha defraudado mucho esta empresa.

Por último comentar la participación de la gente respecto al evento, he visto mucha mas participación en los diferentes talleres y concursos, y sobretodo el concurso de pintura, que puede facilmente con un poco de caña por parte de la organización llenar ese vacío que muchos pintores ahora sienten tras la desaparición de los Games Day.

Ahora es momento de reorganizar ideas tras el evento que me ha tocado mucho y positivamente en mi opinión sobre el mundillo, era decisiva esta segunda edición y creo que han aprovado con creces, y creo de todo corazón que el desafío tras poner la semilla el año pasado, este año ha brotado un germen con fuerza, el evento ha llegado para quedarse, y espero que así sea.

Para finalizar dejo esta genial foto robada a Bairrin de foto en grupo. Lo mas grande de todo esto han sido las personas :D


viernes, 7 de febrero de 2014

Update Dies Irae

Dies Irae va viento en popa... bueno almenos sus miniaturas, porque del libro a dia de hoy tenemos pocas noticias y no está claro del todo si saldrá al final Dies Irae vol I y II por separado, o al final lo aglutinarán todo en un único tomo. Sin embargo ya podemos ver las miniaturas exclusivas de la campaña, así que vamos a hacer un resumencico de estas:

El confidente, esta miniatura ya la vimos durante la campaña, pero no está mal ponerla aquí para recordarla:






El Hideputa, creo que una de las miniaturas mas divertidas y el primer artefacto que en campaña.





El espectro de las Dunas Rojas, en si esta miniatura no la regalan al participar pero venía con un importante descuento respecto a lo que costará la miniatura en venta.


El sereno, de esta miniatura recientemente hemos visto el green. A priori me parece rara y no me dice mucho, pero he de admitir que en la anterior campaña me pasó lo mismo con muchas de las que regalaban y en mano me trague mis palabras. El perro no me gusta, pero lo dicho, quiero verla en mano.







Por otra parte nos llevamos lo siguiente los que contribuyeron antes del 10 de septiembre, y es el mercenario picador, sería junto al Voltainero la segunda miniatura no personalidad de los mercenarios.


Y finalmente el toro desbocado, una miniatura que regalaban a todos los que contribuyesen hasta el final de campaña si contribuias en un perk D o superior.



Solo me queda decir, que tengo muchas muchas ganas de recibir todo y de poder disfrutar de nuevos enclaves, maquinas de guerra, y ver cual es el sistema de campaña que nos tienen preparados.

jueves, 6 de febrero de 2014

Una nueva montura para Karl Franz

Antes de la nueva oleada del imperio, adquirí en una juguetería que liquidaba productos de warhammer la vieja miniatura de Karl Franz. Hacia tiempo que quería a Carlitos para mi Imperio, y liderar mi ejercito, sin embargo... odio a garra de muerte, y no es que el actual me parezca mucho mejor, pero el antiguo me parece completamente horrible. Al grano,  tenía la mini de Karl Franz y ya había llegado a la idea de que iba a montarlo con garra de muerte, hasta que llegó Bones... La verdad es que creo que Reaper es una marca que sirve mas para rol (cosa que no he empleado nunca) y algunas minis especialmente bonitas para proxies de algún juego, pero al final es mucha gama sin chicha, ya que Warlord como juego y tras leerme sus reglas no me dice mucho (Agradezco muchisimo que Cargad lo tradujera al español)

Garra de muerte acojonandote... ¡CON SU FEALDAD!


Sin embargo con Bones tengo algo que deseaba y no sabia como hacer para Karl Franz: un dragon.

El libro de ejercito desde 7ª edición contempla la posibilidad de que Karl Franz monte a lomos de un dragon. Los dragones de Warhammer me gustan mucho, pero creo que ninguna pega con el emperador imperial. Además de la inversión para una mini que tendría que hacerle un buen trabajo de transformación me echaba. Hace poco vi el dragón perfecto para Karl, y al precio de 19,90€, vamos... ni me lo pensé.

Para la peana descubrí que tenia una que me sobra de carro, no se si la idea original es esa peana pero como entre una de las muchas virtudes de GW es darte la posibilidad, pero no darte la mini. Yo en ese sentido puedo decir que soy un priviliejado porque al Imperio no le falta ninguna, pero almenos podrían decir a las miniaturas que no existen que peana tienen pensada para esta. Bueno supongo que nadie me dirá nada por ello.






La miniatura encaja a la perfección con la peana. De primeras tuve que meterla en agua caliente para que recuperara su forma original y hacer algun cambin en la cola que tenia una postura muy rara. Aún no he empezado pero mi idea es quitarle la linea de escamas que va desde la cabeza hasta los hombros donde esculpiré unas placas de metal. Luego quiero ponerle en el pectoral con la tipica KF imperial, y muchos sellitos de Sigmar. Ademas como la cabeza tiene esa postura voy a ponerle unas riendas como si estirase la cabeza con ellas. Al emperador me gustaria ponerle una silla y aun no se si ponerle el estandarte imperial que tenía en la vieja miniatura, ya que con las alas puede que quede muy recargada.